Oliver Peoples, desde California a Madrid

Ir contracorriente y lo nuevo tienen algo en común: ambos generan una emoción difícilmente descriptible pero inevitablemente magnética. Y no están ligados solamente por esa sensación, sino por el hecho de que muchas, pero que muchas de las novedades que realmente valen la pena han nacido, precisamente, de haber decidido dar un paso más allá y explorar un camino distinto al que ya estaba abierto. ¿Que qué tiene todo esto que ver con unas gafas y una ruta shopping? Cuando Oliver Peoples y su nueva boutique de Madrid, la primera de España, entran en la ecuación, todo. Sí, la firma californiana aterriza en nuestro país y promete convertirse en el nuevo templo de gafas de la capital.

tienda Oliver Peoples

La calle José Ortega y Gasset número 4 es la localización que, a partir de ahora, no solamente estará como parada en el mapa de compras que se dibuje, sino que será destino final ineludible a la hora de buscar el complemento. ¿El motivo? Uno tan sencillo como es el hecho de que Oliver Peoples es una de las marcas favoritas de las celebrities internacionales, que los procesos artesanales que están en su ADN han sobrevivido al tiempo adaptándose a los nuevos materiales y que, además, han conseguido jugar con esa línea temporal para hacer que diseños que se pergeñaron a finales de los años 80 continúen tan actuales como si se hubiesen concebido ahora mismo: es lo que sucede cuando se aúnan elementos angelinos vibrantes y se convierten en globales, ya que pocas personas pueden resistirse al encanto de esa mezcla casi alquímica que supone la moda, el cine, el arte y la música propias del estilo de vida del sur de California.

gafas Oliver Peoples

Sin embargo, la magia de esta primera boutique española no solamente reside en la traslación de esa estética vintage que, paradójicamente, consigue resultar atemporal. Lo alucinante (porque no hay otra forma de describirlo) de la llegada de la firma fundada en 1987 a España es que han logrado mimetizarse con otros estilos y fuentes de inspiración sin perder ni un ápice de su esencia. “Cuando diseño una tienda siempre intento incorporar elementos de la ciudad donde la boutique está localizada y mezclarlo con el ADN californiano de Oliver Peoples”, afirma Giampiero Tagliaferri, el director creativo de la casa. “Para Madrid, la idea era mezclar California con los estilos de mitad del siglo XX del sur de Europa y algunos toques contemporáneos”.

Y la traducción a elementos concretos es todo lo inspiradora que pueden ser dos cuadros de Pablo Picasso: “Viejo guitarrista” (1903) y “La acróbata de la bola” (1905). Los períodos azul y rosa del artista malagueño han servido como paleta cromática a Tagliaferri para crear una boutique con un ligero regusto a las corrientes decorativas de los años 50, en “una mezcla de madera cálida, azul oscuro y rosa antiguo como contraste”. Un ambiente más que acogedor donde podrán encontrarse tanto las colecciones permanentes de mujer y hombre como, por ejemplo, nuevos modelos de la colaboración con THE ROW o los modelos clásicos que se han relanzado este año como parte de la celebración del 30º aniversario de la marca.

Interior tienda Oliver Peoples

Fuente: Vogue.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*