La prenda estrella del Otoño!

No es casual que cuando entras a casi cualquier tienda de Zara estos días lo primero que te encuentres sean varios percheros con un montón de camisas de rayas azules y blancas. O, para ser más exactos, camisas de rayas azules y blancas con un patrón: A) Masculino, esto es, bastante amplio; o B) Desestructurado, es decir, con las costuras torcidas, con botones desplazados, con largo desigual o con todo lo anterior a la vez.

captura-de-pantalla-2016-09-19-a-las-10-09-02-copia

A estas alturas no hace falta apuntar que, si Zara produce en masa decenas de versiones de una misma prenda y las coloca bien visibles en sus tiendas, es porque es una tendencia con muchas posibilidades –infinitas, más bien– de convertirse en mainstream de la noche a la mañana (¿recuerdan la chaqueta de cuero amarilla?), pero el fenómeno cobra mucho más sentido si las insiders de la industria también abrazan dicha corriente como si no hubiera ninguna otra cosa que ponerse por la mañana.

captura-de-pantalla-2016-09-19-a-las-10-09-13-copia

Y eso es justo lo que ha ocurrido con esta prenda. En apenas 5 días de cobertura de    de la semana de la moda de Nueva York, la cifra de camisas masculinas de rayas es tan alta (una media de entre 4 y 5 cada día) que es difícil recordar otro hit con este nivel de ubicuidad.

Las coordenadas son sencillas, al menos en principio: una camisa de hombre clásica de rayas azules y blancas. Pero luego las versiones mutan hacia otras prendas (el vestido), distintas maneras de llevarla (en clave off the shoulders y con las mangas anudadas) o nuevas e inesperadas combinaciones (con pantalones deportivos, por ejemplo). Cualquier fórmula vale.

captura-de-pantalla-2016-09-19-a-las-10-09-23-copia

Fuente: Vogue.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*