HERMÈS, la historia.

Como un fin de semana “íntimo, confortable y elegante”. Eso es lo que le venía a la mente a Jean Paul Gaultier -el que fuera diseñador estrella de la casa durante años- cuando veía aparecer el nombre de la marca mientras devoraba revistas de moda siendo todavía un niño.

bolso Hermes

La historia de Hermès está intrínsicamente ligada a lo íntimo, a lo acogedor y a lo elegante pero, sobre todo, a la artesanía, al lujo y al mundo de los caballos. Fue Thierry Hermès, nacido en Prusia, el que en 1837 abrió una guarnicionería. Su nieto Emile-Maurice -gran amante de los viajes y del progreso y amigo del visionario del automóvil Louis Renault- decidió, a comienzos del siglo XX, aceptar la herencia recibida y ponerse al frente de la empresa que su padre ya había ampliado y ubicado en el número 24 de Rue du Faubourg Saint-Honoré. Durante un viaje por Canadá, Emile-Maurice dio con un artilugio denominado cierre relámpago, se hizo con la patente y comenzó a utilizarlo en bolsos y prendas de vestir dando lugar a la popular cremallera. Años después, vendería la licencia a otros modistos como Chanel o Lanvin. Sin embargo no sería esta su única aportación a la maison. Con él, Hermès creció y se expandió gracias, en parte, a las colaboraciones que impulsó junto a algunos grandes artistas y diseñadores de la época como Le Corbusier, los hermanos Giacometti o Sonia Delaunay.

Década tras década, generación tras generación, la compañía ha conseguido mantenerse en manos de la familia pese al incesante acecho, desde hace años, del gran grupo LVMH. El actual Consejero Delegado de la casa, nieto de Emile-Maurice, Jean-Louis Dumas es el responsable de la diversificación y expansiónque ha vivido la empresa en los últimos 35 años, de la compra del 35% por parte de la compañía de la firma de Jean-Paul Gaultier, de su contratación como diseñador o del nombramiento de Martin Margiela como director creativo del prêt-à-porter femenino. En sus propias palabras: “Cuando formas parte de la quinta generación de Hermès, lo más importante es mantener la filosofía y ser fiel a los mismos principios que mi padre y mi abuelo… Sin embargo, Hermès se había convertido en una princesa dormida cuya belleza tenía encantado a todo el mundo. Necesitaba un príncipe que la despertase”. Finalmente no fueron uno, sino varios, los encargados de hacerlo. En primer lugar, en 1997, se nombró a Martin Margiela, ayudante de diseño de Gaultier, diseñador de la parte femenina de la colección. Varios años después -2003-, sería el propio Gaultier, que ya había sido tentado con ofertas similares para transformar la imagen de otras casas de moda de alto standing, adaptando su discurso al de la maison, el encargado de tomar las riendas.

La icónica personalidad del francés dio paso en el 2010, varias temporadas después, a la discreción del ex director creativo de Lacoste, Christophe Lemaire. Formado en los talleres de Thierry Mugler y Christian Lacroix, Lemaire presentó una colección dirigida a una mujer real, intimista y sobria que contó con un invitado excepcional, un halcón llamado Josephine. Según el propio diseñador: “Tenía que estar a un buen nivel: el de una casa maravillosa con una hermosa herencia, y un sentido único de la excelencia. Y tenía dos grandes predecesores, Gaultier y Martin Margiela”. En 2014 decide renunciar a su puesto de director creativo.

En un mundo sometido a la obsolescencia programa de la tendencia, Hermès se mantiene fuerte y fiel a sus valores. Y es que la marca es la mejor representante del gusto por el tiempo, un auténtico lujo en los años que corren. A este respecto, Lemaire parecía ser el candidato ideal. “La calidad atemporal es uno de mis grandes intereses en lo que a estilo se refiere y siento que he encontrado la marca perfecta para trabajarlo”. Para Gaultier, mientras que “todo el mundo se prostituye con grandes logotipos y cosas por el estilo”, Hermès se mantiene ajeno, manteniendo “su sentido de la elegancia y la discreción”.

 

Fuente: Vogue.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*